“El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada”

Gustavo Adolfo Bécquer